La Geometría en la cocina

el

Al cocinar realizamos complejas relaciones de formas geométricas. Al preparar un simple sándwich, al cortar una fruta o pinchar unas aceitunas con palillos podemos formar múltiples figuras geométricas.

Un acto tan sencillo como coger una cucharada de sopa burbujeante, supone una combinación de espacio, forma y posición que nos permite acercarnos a la geometría desde el ámbito más importante, nuestra propia alimentación.

La cocina es otra forma de acercarnos a los alimentos. Ya que tampoco hay dos manzanas o dos sandías, por ejemplo, iguales.

A la vez que trabajamos las formas geométricas, podemos trabajar con el alumnado las distintas competencias  de manera transversal, como por ejemplo la competencia de comunicación lingúística interactuando con los demás compañeros exponiendo sus creaciones y trabajar de manera individual y colaborativa (aprender a aprender), con sentido de iniciativa y espíritu emprendedor (fomenta la creatividad y capacidad para asumir riesgos y planificarse en cuanto a la creación de formas y figuras geométricas, la apreciación de los colores de los alimentos y su percepción según sus planos y el espacio).

También estamos estableciendo un proceso de enseñanza-aprendizaje más dinámico, práctico y participativo, fomentando el interés por la materia.

La geometría aplicada a los alimentos es otra forma de creación artística. En la mayoría de los casos creada por la propia naturaleza o modificada por el hombre. Convirtiéndose en un desafío para la creatividad trabajada con el alumnado, ya que la imaginación del niño/a no tiene límites pudiendo crear infinitas figuras.

Al cocinar nos relacionamos con formas geométricas, desde que cogemos un envase, abrimos una bolsa o cortamos una cebolla, mantenemos una relación constante con la geometría. Por ejemplo, hacer un sándwich requiere dos rebanadas de pan de molde, que son dos prismas rectangulares, también conocidos como ortoedros.

No es lo mismo explicar a nuestro alumnado que vamos a estudiar  los ortoedros, que decir que vamos a estudiar las formas que tiene una rebanada de pan de molde, cuya superficie está formada por dos rectángulos iguales y paralelos llamados bases y por cuatro caras laterales que son también rectángulos paralelos e iguales dos a dos.

 

Si queremos utilizar como modelo el pan de molde para estudiar la geometría en nuestras clases, podemos pedir que corten un sándwich partiéndolo por la mitad, es decir cortando de arista a arista, con lo que obtendremos dos prismas triangulares. Obtendremos, con esta sencilla operación: estudiar la base, las caras, la altura, los vértices y las aristas.

 

Si les volvemos a pedir a nuestro alumnado que lo partan  nuevamente por la mitad, obtenemos cuatro prismas triangulares que nos permiten formar diferentes figuras: por ejemplo una pirámide, diferentes tipos de cuadriláteros ( un rombo, un romboide),  diferentes tipos de  triángulos isósceles, así como otras muchas figuras uniendo los vértices, los lados, etc.

 

Si continuamos trabajando con este ejemplo y sobreponemos los trozos de rebanada que hemos dividido del sándwich (los prismas triangulares) podemos continuar formando figuras de manera infinita. Solamente tendríamos como límite nuestra propia imaginación y la de nuestro alumnado. Podríamos formar miles de figuras e incluso podríamos asignarles un nombre, en función de sus formas, o de lo que nos sugiriese, construyendo y reproduciendo las figuras que conocemos así como creando nuestras propias figuras de manera que con algo tan sencillo y tan al alcance de todos como una rebanada de pan podríamos realizar miles de ejercicios, en los que podríamos combinar las matemáticas y en concreto la geometría con nuestra propia imaginación, con un resultado que finalmente podríamos comernos, no olvidemos que estamos trabajando con algo tan apetitoso como el pan.

 

Pero no solamente de esta forma podemos acercarnos en la cocina a la geometría, existen múltiples maneras de hacerlo, como por ejemplo utilizando hortalizas y frutas, alimentos irregulares que se transforman en figuras regulares gracias a la disposición combinando, por ejemplo, diversos cortes obtenemos círculos concéntricos, elipses, rombos, pentágonos o cualquier otra forma.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s